Tres consejos para no postergar tareas

Redacción PQS
Dejar las cosas para más adelante con el pretexto de que no tenemos tiempo, o la falsa creencia de que realmente lo haremos más adelante se llama procrastinación. La buena noticia es que puedes erradicar este mal hábito que tiene que ver con el autocontrol, si usas la estrategia correcta.
procrastinación, trabajo, motivación

Dejar las cosas para más adelante con el pretexto de que no tenemos tiempo, o la falsa creencia de que realmente lo haremos más adelante se llama procrastinación. La buena noticia es que puedes erradicar este mal hábito que tiene que ver con el autocontrol, si usas la estrategia correcta.

Emprendedor, seguramente te ha pasado que tienes un importante proyecto o un cliente al cual llamar y lo dejas para después, o tal vez tienes que ir al gimnasio pero lo sigues postergando aunque te prometiste hacer más ejercicio este año.

>LEE: Procrastinación: el mayor enemigo del éxito

Dejar las cosas para más adelante con el pretexto de que no tenemos tiempo, o la falsa creencia de que realmente lo haremos más adelante se llama procrastinación. La buena noticia es que puedes erradicar este mal hábito que tiene que ver con el autocontrol, si usas la estrategia correcta.

A continuación, te compartimos tres tips de Harvard Business Review para lograrlo:

 

Razón #1 Postergas algo porque temes que te salga mal

Solución: Adopta un enfoque de prevención

Por ejemplo, cuando piensas: “Si termino este proyecto exitosamente, impresionaré a mi jefe” o “Si mi ejercito regularmente, luciré genial”. Los psicólogos llaman a esto un enfoque de promoción y cuando lo tienes, lo que te impulsa a seguir adelante es lo que obtendrás cuando termines. Pero si temes no hacer bien la tarea que te asignaron, la ansiedad y las dudas no te permitirán completar nada.

Lo que necesitas es aprovechar esas dudas y usarlas a tu favor con el enfoque de prevención y ver ese pendiente como una forma de aferrarte a lo que tienes para evitar pérdidas; como terminar un proyecto para que tu jefe no te llame la atención o ejercitarte para no subir de peso sin control.

Cuando te centras en evitar un resultado negativo, se hace evidente que lo único que puedes hacer para evitarlo y “salir del peligro”, es poner manos a la obra. Mientras más asustado estés, mas rápido trabajarás. Es cierto que no suena como una idea agradable, pero funciona.

 

 

Razón #2 Postergas algo porque no te sientes con ganas de hacerlo

Solución: Ignora tus emociones, son un obstáculo

En la mayoría de los casos, cuando las personas dicen “no puedo levantarme de la cama esta mañana” o “no puedo hacer ejercicio”, lo que realmente quieren decir es que no pueden obligarse a sentir que quieren hacerlas. Después de todo, no están atadas a su cama ni existe alguna especie de muro que bloquee la entrada al gimnasio.

Físicamente no hay algo que te impida hacer una tarea, simplemente no quieres hacerla, pero ¿quién dice que tienes que tener ganas de completar ese deber para ponerte en acción?

Muchas personas de éxito se han convertido en tales porque comprendieron la importancia de seguir rutinas que los obligaran a dedicar ciertas horas diarias a algo, independientemente de si se sentían o no inspirados ese día. Así que la próxima vez que estés a punto de postergar un pendiente, recuerda que no tienes que sentir que quieres hacerlo para avanzar y terminarlo.

 

 

Razón #3 Postergas algo porque es difícil, aburrido o desagradable

Solución: Usa la planeación si-entonces

Casi siempre las personas confían en su fuerza de voluntad y dicen: “La próxima vez, trabajaré en mis pendientes con anticipación”. Pero si de verdad tuvieras esa determinación, no lo habrías postergado en primer lugar. Diferentes estudios muestran que se tiende a sobrestimar la capacidad de autocontrol y a confiar demasiado en ella para mantener todo en orden.

Sé honesto y reconoce que tu fuerza de voluntad es limitada y no siempre podrá ayudarte a hacer lo que debes. En su lugar, utiliza la forma de planeación si/entonces, la cual determina los pasos específicos que debes tomar para completar un proyecto y define un tiempo y lugar para que ocurra.

Por ejemplo: “Si son las 2:00 de la tarde, entonces detendré lo que esté haciendo y empezaré a trabajar en el reporte que me pidieron”.

Al decidir por adelantado exactamente lo que harás, cuándo y cómo; el momento para hacerlo no quedará en el aire.

 

 

Fuente: mundoejecutivo.com

>LEE: Cuatro requisitos para que un emprendedor obtenga préstamos bancarios

>LEE: 

¿Quieres iniciarte en el #ecommerce pero aún no sabes qué vender? ¡Sigue estos consejos! http://buff.ly/1P5PiiB

Posted by PQS on Lunes, 1 de febrero de 2016

¡Si te gustó esta nota, compártela con tus amigos!

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo
B2C, China, comercio exterior, comercio internacional, cómo importar, importación, emprendedores

Webs para importar desde China

Post siguiente
emprendedor, emprendimiento, consejos, oportunidad de negocio

Cuatro técnicas para identificar oportunidades de negocio

Related Posts
Total
0
Share