Cinco recomendaciones para que evites procrastinar

Carlos Guzmán
Para que trabajes de forma correcta, en Laborum te damos unos tips que te ayudarán a dejar de procrastinar y realices de manera responsable tus tareas

Tienes tiempo para hacer las cosas ahora, pero ¿más tiempo tienes para hacerlas mañana? Si esa es tu filosofía de trabajo, entonces eres un procrastinador nato. No, no te alegres, no es un halago, es una característica que debe ser corregida, por el bien de tu productividad.

>LEE: Nueve consejos para que gestiones bien tus tiempos 

No hay peor cosa que aquella que se deja para el final, precisamente después de que has agotado toda esperanza de vida y distracción que te aleje de tus labores.

Unos detalles de la procrastinación: sí, es genética, por lo tanto hereditaria y sí, a pesar de ello, es posible de cambiar.

Para que lo hagas de forma correcta, en Laborum te damos cinco recomendaciones que te ayudarán a dejar de procrastinar y realices de manera responsable tus tareas.

1. Conoce la definición

En primer lugar, la procrastinación no es positiva, nunca lo ha sido ni lo será. Si piensas lo contrario, solo estás jugando con su definición. Retrasar una tarea por otra, es priorizar; hacerlo por dejadez, es irresponsabilidad.

2. No pongas excusas

Directamente ligado con lo previamente dicho, algunas personas entienden la procrastinación como un retraso voluntario, pero que termina siendo satisfactorio y por ello dan excusa tras otra para hacerlo. Caso contrario a ser productivo, que es el aprender a alcanzar de manera voluntaria un estado de concentración.

3. Minimiza tus distracciones

El clic es tu mayor amigo y enemigo, se torna peor si tienes a la mano distractores como Facebook, Youtube e incluso tu correo electrónico. Estos disminuyen tu productividad, así que aprende a no depender demasiado de ellos.

4. Ponte fechas límite

Tienes ocho horas al día en la oficina para realizar tus labores, perfecto. Pero establece que dichas horas sean exclusivas para realizar tus labores. De ser necesario, crea tu horario con las tareas que debes hacer y ponle límite a cada una.

5. Que tu niño interior no decida por ti

Empezar a trabajar no depende, de ninguna manera, de cómo te sientes a nivel emocional. Decir que “te dan más ganas mañana, pasado”, es retrasar lo inevitable, realizar tus labores, concluirlas y entregarlas a tiempo.

Para finalizar y porque de verdad queremos aumentar tu productividad, elimina completamente de tu disco duro la frase: “lo haré mañana”. No olvides que esa es tan solo una estrategia para evitar hacer las cosas. Una vez que te des cuenta de ello, habrás progresado. ¡Tú puedes!

>LEE: Cinco tips para elevar tu productividad y no llevar pendientes a casa 

Total
0
Shares
Post previo

Visual merchandising: cinco formas de usarlo para que tu negocio venda más

Post siguiente
El negocio artístico: una nueva forma de emprendimiento en el Perú

Negocios artísticos: la nueva industria de los emprendedores

Related Posts
Total
0
Share