Carta a un futuro emprendedor

Redacción PQS
Por Jairo Nolasco gerente comercial de la empresa N&N Soluciones SRL. ¿Tan difícil es emprender? Depende cómo lo mires. Hay quienes lo entendemos y hasta cierto punto lo disfrutamos. Soñamos con un mejor futuro y sabemos que para que los tiempos de paz y felicidad lleguen hay que primero pasar por tiempos de guerra luchando desde las trincheras. 

Querido futuro emprendedor. Te escribo esta carta desde el mismo campo de batalla. Sé que esta mañana de sábado que es fría y es gris te esperan cerca de 10 horas de trabajo o quizás solo medio día si estás en una oficina. Sé que piensas incansablemente en dejar este trabajo desde que te diste cuenta que ya no podrías crecer más.

Sé que piensas que hace tiempo no tienes unas buenas vacaciones. Sé que crees que hace un buen tiempo no disfrutas plenamente un fin de semana con tus hijos y tu esposa. Sé que crees que tu enamorada te va a dejar porque últimamente paras de mal humor por la frustración que te causa el hacer un trabajo que ya te hartó.

Pues, déjame decirte que estás viviendo en el paraíso. Déjame decirte que esa frustración que sientes es nada comparado con todas las frustraciones que vas a tener cuando decidas independizarte. También déjame revelarte que si antes disfrutabas a tu familia o a tus padres o a tu enamorada o a tus amigos 1 día a la semana pues es probable que cuando te independices solo disfrutes con ellos un día al mes si estás con suerte. Sí, suena extremo pero así es cuando estás conectado con tu nuevo emprendimiento.

Claro hay quienes te dirán que no debería ser así. Que trabajar más no te hace más productivo. Que debes cumplir un horario. Que el stress no te va a ayudar. Pues también déjame decirte que te están mintiendo. Muchas de las reglas de oro de una corporación ya formada no funcionan cuando estás comenzando tu nuevo emprendimiento. Recuerda que al principio tú serás todo lo que tengas que ser para que tu empresa funcione. Serás el asesor comercial, el asesor post venta, el vendedor puerta a puerta, el tramitador, el repartidor, el chofer, el encargado de limpieza, el community manager, el diseñador, el seguridad y todo lo que se te pueda imaginar.

¿Sueñas con la independencia financiera? Olvídalo, tu independencia financiera le pertenecerá a tu pequeña empresa por lo menos los dos primeros años. Es decir, es probable que los dos primeros años no podrás hacer esos viajecitos que te permite tu actual empresa cada 6 meses. Es probable que tus primeras navidades no sean tan regalonas porque la grati brillará por su ausencia. Es probable que olvides lo que es sentarte en un cine o ir al teatro o ir de juerga todos los jueves a Help y los sabados a la Peña del Carajo. Olvídalo. Claro, habrán quienes te digan nooooo así no es. Quizás conozcas amigos emprendedores relativamente exitosos que están de juerga todas las semanas. Te recomiendo que les hagas seguimiento y que te den la receta o que hagas lo que ellos hacen y si resulta, pues por favor llámenme a mí también. Claro, descarta a los hijitos de papá a los que se les ocurrió poner un negocio y ver qué pasa con el dinero que a su familia le recontra sobra.

Pero ¿y todos esos emprendedores que dicen que aman lo que hacen y que siempre se les ve felices? No confundas desarrollar una profesión con emprender un negocio o idea. Incluso los profesionales que adoran su carrera pasan dificultades para crear o emprender un negocio con lo que aman hacer. No todo es felicidad. No creas todo lo que sale en televisión. ¿Tan difícil es? Depende cómo lo mires. Hay quienes lo entendemos y hasta cierto punto lo disfrutamos. Soñamos con un mejor futuro y sabemos que para que los tiempos de paz y felicidad lleguen hay que primero pasar por tiempos de guerra luchando desde las trincheras. La guerra al fin y al cabo es una novela romántica así que hay que aprender a sufrirla y a disfrutarla para ganarla. ¿Cómo la ganamos? Acá va la respuesta a todo y el secreto de que todo te vaya más o menos bien: Con PLANIFICACIÓN. Sí, seguro en tu escuela de negocios te lo han dicho miles de veces o quizás lo escuchaste cientos de veces en películas o en seminarios o en donde sea; pero sé que por toda la frustración que tienes en tu trabajo actual corres un alto riesgo de olvidarlo y tomar decisiones impulsivas.  Nuevamente te lo repito, ¡Planifica!

Y ¿Qué hay que planificar? Todo. Ahí entran los planes de negocio, el know how, etc. Claro, habrán cosas que aparecerán en el camino, ahí solo nos quedará adaptarnos. ¿Desde cuándo hay que planificar antes de renunciar a mi actual trabajo? Mientras más antes mejor, jamás después. Sí, pero todavía quiero disfrutar mis domingos o mis días libres antes de comenzar con mi propio negocio. Ve olvidándolos desde ya. Cada día libre que tienes actualmente es un día menos que demorarás en lanzar tu producto y lograr tus objetivos. ¡Aprovéchalos!

Algo importante para tomar en cuenta antes de aventurarte en abrir esa empresa de tus sueños es tener los ahorros suficientes fuera del dinero que vas a invertir en tu empresa. Sí, los gastos de la casa, de tu departamento, los pagos del colegio, la cuota del carro, etc. Regla de oro: Ten el doble de lo que crees que vas a gastar. Créeme cuando te digo que gastarás mucho más cuando dejes de ser dependiente. No queremos que desesperes, ni que desconfíes de ti mismo ni de tu emprendimiento, ni que cometas el pecado de usar dinero de tu empresa para gastos personales. Así que ve ahorrando.

Otra de las cosas importantes que puedas olvidar debido a tu frustración laboral actual es el estudiar. Suena a cliché pero muchos lo olvidan o creen que ya saben lo suficiente por experiencias previas. Por ejemplo: si fui o soy chef en un restaurant creo saber lo suficiente para abrir uno. No cometas ese error. Estudiar te hará dar cuenta como en este ejemplo que solo con saber cocinar no se puede abrir un restaurant. Estudiar también te hará dar cuenta que no se puede estudiar todo y que no se puede saber todo. Es importante saber con quienes se puede contar en los aspectos que uno no domine. Estudiando también te darás cuenta que no tienes que ser Steve Jobs, Bill Gates o tienes que tener la idea más innovadora del mundo para tener éxito. En nuestro país ya es innovador dar una buena atención al cliente y ser profesionales en lo que se ofrece.

Y una última y quizás la más importante. ¡¡No te apures!! Sé que muchos dicen que hay que tirarse al rio, atreverse, en el camino se aprende, o te dan ejemplos de emprendedores que sin un sol de capital pudieron sacar adelante un negocio que ahora factura millones. Sí es cierto, pero es uno en un millón. Por cada uno de ellos existen 999,999 que no la hicieron por pensar de esa manera. Así que no te apures y aguanta un poco más en tu trabajo actual, que como te dije al principio es un paraíso, hasta que tengas seguro lo que quieres hacer, el cómo lo vas hacer, cuánto tiempo te va a tomar, cómo vas a cubrir tus gastos mientras tanto y quienes te van a ayudar a que tu idea se materialice. Una vez sepas todo esto, que es lo más básico, tendrás la confianza necesaria que se necesita en este campo de batalla.

Con esto no quiero desanimarte a emprender futuro emprendedor. No he hablado de tus sueños porque sé que tienes muchos. Sé también que piensas en grande. Hazlo, pero prepárate bien y comprométete con lo que estás planeando desde ya, que con solo soñar no lograrás mucho. Usa los días libres que te da tu actual trabajo para dedicarlos a tu futura empresa. No pierdas tiempo. Ha pasado casi 5 años desde que renunciaste a nuestro trabajo y tranquilo, no nos va mal. Diría que hasta nos va bien. Hemos sido afortunados. Pero estoy seguro que te hace falta esta carta, léela. Vas a fracasar como también vas a tener éxito pero si no tomas en cuenta estos pequeños consejos no aprenderás lo que te enseña cada fracaso ni tampoco vas a gozar esos momentos de alegría que nos da el cumplir cada pequeño objetivo. Y ¿qué es la vida sino un cúmulo de aprendizajes y alegrías?

Artículo orginal del blog de Jairo Nolasco.

Total
0
Shares
Post previo
PNDP

Plan de Diversificación mejorará la productividad nacional

Post siguiente
finanzas personales, deudas, sobreendeudamiento, gastos

Seis reglas para salir de las deudas de manera rápida

Related Posts

El factor humano

El escritor británico, Jhon Carlin, retrata en su libro “El Factor Humano” un Mandela impregnado de humanidad que, a través de su capacidad innata de persuadir al oponente y su tenaz deliberación de utilizar el deporte como arma de unión, logró sellar el camino de la paz y mejorar el rumbo de la historia.

Redacción PQS
Leer más
Total
0
Share