La administración del tiempo y sus beneficios

La falta de tiempo es una de las principales justificaciones para argumentar el no haber podido realizar una actividad. Sin embargo, ¿es la falta de tiempo lo que realmente lo impide? ¿De qué forma podemos administrarlo para ser más efectivos logrando los resultados que nos planteamos?

Por Manuel Terrones, Consultor Senior de Jamming

Desde la perspectiva organizacional uno de los principales problemas que se presencian cuando las personas no administran debidamente sus tiempos son las actividades retrasadas hecho que generan a las empresas demoras en los procesos laborales impactando en el incremento de costos operativos.

En el clima laboral esto genera conflictos en equipos de trabajo y ocasiona estrés, ansiedad, irritabilidad y problemas tanto en lo personal como en lo profesional y también en sus resultados.

En la medida en que, cada miembro del equipo se comprometa a realizar propuestas de solución e implementarlas, los resultados empresariales serán superiores, consiguiendo un mayor equilibrio entre la vida personal/laboral, fomentando una mayor motivación y satisfacción en el puesto de trabajo.

En los últimos años, las prioridades de la sociedad han cambiado, existe cada vez más una tendencia a destinar tiempo a realizar actividades de crecimiento personal, enfocarse en uno mismo, el propósito de vida, el autoconocimiento y mayor disfrute en ámbitos de ocio para establecer ese tan anhelado balance entre la vida personal y laboral.

¿Cómo puede impactar en la organización el saber administrar bien el tiempo? Hay distintos factores, por ejemplo el desarrollo de colaboradores más eficientes, lo cual generará mayor proactividad y felicidad en el puesto de trabajo garantizando la consecución de resultados óptimos para la organización e impactando en el clima laboral.

Stephen Covey en su libro “7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva” se refiere al tiempo como el hábito de establecer “primero lo primero”, dicho de otro modo, priorizar las actividades pendientes de cumplir. Él recomienda priorizar en 4 cuadrantes:

  • Lo Urgente Importante: actividades que tenemos que hacer inmediatamente pues sus fechas vencerán muy pronto o, lo que es peor, ya vencieron.
  • Lo Urgente No Importante: actividades que tenemos que delegar pues nos consumen tiempo y recursos pero su cumplimiento inmediato contribuye poco o nada con nuestro objetivo.
  • Lo No Urgente No Importante: actividades que simplemente no aportan a nuestro objetivo y tenemos que dejar de hacerlas.
  • Lo Importante No Urgente: actividades ya programadas cuyas fechas aún no vencen y aportan significativamente a nuestro objetivo.

Existen varias herramientas para lograr administrar nuestro tiempo de forma que, podamos ser más efectivos y eficientes en el trabajo y así poder destinar el restante a lo que nos motiva. Puedes conseguir ese balance entre tu vida laboral y personal, siempre y cuando te tomes el tiempo.

> LEE: La importancia de los contactos en los negocios

Total
0
Shares
Post previo
Cuatro estrategias para conocer a tu competencia

Cuatro estrategias para conocer a tu competencia

Post siguiente
Cinco cualidades que un emprendedor millennial debe tener

Cinco cualidades que un emprendedor millennial debe tener

Related Posts