¿Los nuevos James o los nuevos Manco?

Avatar
Acerca de los jugadores juveniles y su proceso de formación.

Por: Samir Abugattas

La selección peruana de fútbol sub 15 consiguió la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud Nanjing 2014. Sin lugar a dudas los nuevos ‘jotitas’ consiguen darle al Perú una tremenda alegría. Sin embargo, no es la primera vez que las categorías menores sobresalen y opacan a nuestra selección absoluta. Recordemos el caso de los primeros ‘jotitas’, la categoría 1990, que quedaron octavos en el mundial sub 17 de Corea en el año 2007. 

Los dirigidos por J.J Oré se ganaron un cupo al mundial tras un buen Sudamericano clasificatorio. Perú acabó primero en el grupo A (por encima de Brasil) y luego cuarto puesto en la fase final, confirmando así su pasaje a Corea. La ilusión en todos nosotros era inmensa y el buen desempeño en la Copa del Mundo fortaleció nuestra esperanza de haber encontrado por fin jugadores con calidad y amor propio que harían competitiva a nuestra futura selección mayor. No obstante, luego de un tiempo donde primó ‘el show’ y series televisivas, indisciplinas y pocos minutos en primera división, casi todos los jugadores de ese grupo terminaron por camuflarse  en nuestro cuestionado fútbol local.

El gran símbolo de ese plantel, Reimond Manco, tuvo un sin fin de oportunidades para brillar en el extranjero. Quién no recuerda su pase al PSV holandés donde fue presentado en el legendario tanque como la figura de la temporada. Pero, muchas malas decisiones, mal entorno y malos consejos, lo llevaron a desperdiciar su talento y tener que conformarse con ver por la TV a James Rodriguez, futbolista con el cual compitió en Corea y que hoy brilla en el Real Madrid. 

A todos nos alegra el triunfo de nuestras divisiones menores. Pero, hay que enfatizar que todo futbolista juvenil necesita un proceso de formación y tenemos que ser conscientes de que no se les puede etiquetar como ‘salvadores’.  A un jugador sub 15 o sub 17 no se le puede exigir lo que se le pide a los jugadores de la selección absoluta. La clave es ir paso a paso, donde la Federación Peruana de Fútbol, en trabajo conjunto con los clubes profesionales y academias, brinden a los menores las mejores condiciones. No solo en lo futbolístico, también en lo personal, con su entorno y familias.

Todos queremos el día de mañana ver a Gil, a Távara, a Pacheco y a Quijano, entre otros, brillar en el fútbol profesional y, por qué no, jugando una Champions League. Debemos  tener claro que ese sueño ya depende del trabajo de todos nosotros como sociedad, saber llevar a estos chicos paso a paso, con paciencia e inteligencia y sin inflarlos en el camino. 

Por: Samir Abugattas

 

Total
0
Shares
Post previo
celebracion_gol_peru

Perú campeón en los Juegos Olímpicos de la Juventud Nanjing 2014

Post siguiente
cn

Israel – Palestina al detalle

Related Posts

Baja, la seguridad informática de pymes

Las pymes son consideradas uno de los principales pilares de las economías en países de libre mercado. Es por eso muy importante que estas empresas mantengan sus inversiones en lo que se refiere a la seguridad informática, ya que al ser en muchos casos proveedores de las grandes corporaciones, enfrentar un ataque informático.

Redacción PQS
Leer más
Total
0
Share