Ser motociclista en Lima

Avatar
Lima es una de las ciudades con el peor tráfico del mundo. Por esta razón, y por lo económico que llega a ser, manejo una moto scooter. La compré hace casi dos años, pero la manejo recién hace seis meses. Te cuento aquí mis experiencias. 

Por: Samantha Bello

Lima es una de las ciudades con peor tráfico del mundo. Por esta razón -y por lo económico que llega a ser-, manejo una moto scooter. La compré hace casi dos años, pero la manejo recién hace seis meses. Estuvo guardada en mi casa por un año y medio.

Es que cuando tienes una moto, todos parecen tener una historia que contarte sobre cómo se accidentaron y lo peligroso que es. Eso, añadido a que nunca había manejado, ni siquiera un carro pequeño, hizo que me demorara tanto en atreverme a usarla.

Mis primeras salidas fueron alrededor de la casa y luego -cuando saqué el brevete- decidí llevarla al trabajo todos los días. Y quizá, en la misma línea del miedo de usarla, lo más pesado de tener una moto es hacer el trámite del brevete y comprar el carísimo SOAT. El primero se demora aproximadamente un mes. El SOAT y su precio son un gran problema. Si bien, ahorrarás dinero con la gasolina, el SOAT cuesta aproximadamente S/.600, seis veces más que el de un carro. Además, debes gastar sí o sí en un buen casco que no costara menos de 200 soles y en unos guantes, cuyo precio es de aproximadamente S/.50.

Cuando tuve lista mi indumentaria y todos los papeles en regla empecé a manejarla seguido porque ya me sentía más segura. Pensaba “si pude pasar el examen del brevete, debo manejar algo bien, así como los demás motociclistas”. Sí, manejo bien, pero me equivoqué al pensar que los demás también. Lo hacen pésimo y no respetan ninguna ley.

Manejarla no es tan peligroso como dicen, o al menos, no lo he sentido así. Con el tiempo he aprendido ciertas “tácticas” para correr menos riesgos. Por ejemplo, siempre voy al medio de los carriles, así ningún carro me “arrincona” hacia los bordes de la pista con la vereda. Nunca paso entre los carros cuando están avanzando, solo cuando están estacionados (esperando en el semáforo rojo). Así logro llegar a ser la primera de la fila y salir primera siempre, pero no corro el riesgo de tocarlos, porque ellos no se están moviendo. Lo único que es un poco fastidioso del manejo de la moto es que los peatones no cruzan por las esquinas, y aparecen entonces por cualquier sitio entre los carros, por eso igual hay que ir despacio y con cuidado al avanzar en semáforos.

Aún con todas esas precauciones, que pueden tomar cierto tiempo del trayecto, la moto es el vehículo con el que más rápido puedes llegar a tu destino. Casi nunca he sentido que haya tráfico, porque siempre hay un espacio para avanzar, nunca te quedas en un estancamiento. Además, es súper económica, consume muy poca gasolina y no tienes que gastar dinero o tiempo en  buscar estacionamientos porque siempre hay algún espacio disponible. 

Total
0
Shares
Post previo

Todo sobre la afiliación de independientes al sistema de pensiones

Post siguiente
uno

Más del 68% de limeños compra a diario en una bodega

Related Posts
Total
0
Share